Rara coincidencia, pero en el avión viajaron dos con pasaportes robados

El vuelo 370 de la compañía Malasya Airlines partió desde Kuala Lumpur pasado 40 minutos del nuevo día con dirección a Beijing, China. Sin embargo, el avión no llegó a su destino aquel 8 de marzo del 2014. El Boeing 777 desapareció con 227 pasajeros a bordo y 12 miembros de la tripulación. Hasta hoy nadie conoce lo que ocurrió, la marina vietnamita señaló que la nave cayó en el golfo de Tailandia, justo en el límite de Malasia y Vietnam.

Las autoridades del transporte aéreo malasio iniciaron una investigación descubriendo que dos iraníes tomaron el vuelo usando pasaportes robados y eso abrió la sospecha de un atentado terrorista. Es raro que dos personas se presenten en un vuelo con papeles falsos, indicaron. Incluso el FBI tomó cartas en el asunto manejando la hipótesis de terrorismo, pero no se descartó la idea del secuestro o el del suicidio planeado por el piloto. 

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Compartir por Mail