Hugo Chávez sabía que su final era inminente

El presidente Hugo Chávez estuvo agonizando desde enero del 2013 y vivía gracias a un respirador artificial. Tras la oposición de la madre y en vista que el mandatario venezolano estaba divorciado, el 5 de marzo del 2013 sus hijas decidieron retirarle los aparatos de ayuda para permitirle una muerte en paz. El deceso ocurrió a las 4.25 p.m. tal como lo anunció luego el vicepresidente Nicolás Maduro. Chávez de 58 años de edad había sido diagnosticado con cáncer en el 2011, los especialistas le detectaron un acceso al final del recto. Antes había sufrido de la vejiga y la próstata y no atendió las recomendaciones de quienes lo trataron. El jefe de estado tenía también problemas en los pulmones, porque se conoció luego que era un fumador habitual. Dejó el vicio del tabaco por pedido del líder cubano Fidel Castro. Al enterarse que tenía cáncer, Chávez fue a tratarse de la enfermedad en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas de La Habana. Sin embargo nada se pudo hacer para aliviarlo y regresó a Caracas para internarse en el hospital militar Carlos Arvelo. Chávez apareció por última vez en público el 8 de diciembre del 2012, en aquel momento anunció que Nicolás Maduro sería su sucesor. Para entonces, Chávez sabía que se acercaba al final, pero se resistía a morir. Cuando se produjo su muerte, los médicos dijeron que Chávez sufrió un infarto fulminante. De inmediato se declaró 11 días de duelo en Venezuela. Chávez tuvo el segundo funeral más grande de la historia, 6 millones lo acompañaron a lo largo de 13 kilómetros. Sus restos fueron llevados hasta el cuartel de la Montaña, conocido como el Museo Histórico Nacional, donde descansa en paz. 

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Compartir por Mail