Murió linchado pero antes le arrebataron su pistola de oro

El dictador libio Muamar El Gadafi fue linchado antes de morir de un balazo en la cabeza y el abdomen. Antes uno de sus captores que lo encontró escondido en una de las tuberías cercanas a Sirte hasta donde había huido con uno de sus hijos, su ex ministro de Defensa y algunos seguidores leales, le arrebató la pistola de oro que llevaba. Aquel 20 de octubre del 2011, Gadafi huía de Trípoli hacia su ciudad natal, sin embargo no pudo llegar, un drone predator de la OTAN disparó contra uno de los vehículos de su comitiva bloqueándole el avance. El líder hermano, el rey de reyes, como se hacía llamar, tenía 69 años de edad. Al ser detenido huyendo una turba le propino una golpiza violenta y vengativa que no escuchó sus pedidos de clemencia. Luego un joven de alrededor de 18 años le disparó en la cabeza. Semidesnudo y muerto siguió recibiendo un maltrato muy severo por parte de sus captores, incluso exhibieron su cuerpo junto al de su hijo Moatassem para todo aquel que quisiera verlo. Hubo algunos que viajaron varios kilómetros para ver al tirano que los había gobernado por 42 años. Luego Gadafi fue llevado a un mercado de la ciudad de Misrata donde depositaron sus restos junto a la carne que se guardaba refrigerada. Los cuerpos de los Gadafi y su ministro fueron enterrados después por los miembros del Consejo Nacional de Transición. Se supo que para el funeral se buscó una zona en el desierto, lugar hasta donde nadie podía llegar en peregrinación para venerar a su líder. 

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Compartir por Mail