El pensar de Robert O´Neill antes de acabar con Osama Bin Laden

´´Estoy aquí, esta es la casa de Osama Bin Laden, es increíble. Probablemente no vivamos, pero esto es histórico, voy a disfrutarlo’’, es lo que pensó el Navy Seal, Robert O´Neill, antes de ingresar en el complejo de Abbottabad para liquidar a Osama Bin Laden, el responsable principal de los atentados del 9 de setiembre en los Estados Unidos. O´Neill ha indicado que participó en la acción militar estadounidense que terminó con la vida del cabecilla de Al Qaeda y también publicó un libro contando los pormenores de su papel aquel 2 de mayo del 2011. El militar disparó los dos últimos balazos que terminaron con la vida de Bin Laden. O´Neill rompió su silencio y contó todo lo que vivió luego de haber participado en un acto publicó con los sobrevivientes y los familiares de quienes murieron en las Torres Gemelas. Donó el uniforme que vistió en la armada y dio los primeros pormenores de su acción. Sin embargo, aún quedan algunas interrogantes en torno a lo ocurrido. Lo que se sabe es que el gobierno estadounidense siguió los pasos de un cercano colaborador de Osama, luego que un preso en Guantánamo, revelara su identidad. Era el correo del cabecilla de Al Qaeda quien los llevó hasta el complejo habitacional pakistaní donde vivía Osama Bin Laden. Hasta allí llegó un comando de elite militar a bordo de 2 helicópteros para cumplir una misión encomendada directamente por el entonces presidente Barack Obama. A su arribo perdieron una de las naves que presentó graves fallas mecánicas.  Ellos liquidaron al hijo mayor de Osama, a una mujer no identificada y dos guardaespaldas. Osama pretendió esconderse detrás de una de las mujeres que estaba en una de las habitaciones del tercer piso y fue abatido por O´Neill quien le disparó directo a la cabeza. Los militares abandonaron Pakistán llevándose los restos de Osama Bin Laden que terminaron en un lugar del mar no determinado.

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Compartir por Mail