Fueron los últimos hombres en el poder de la antigua Unión Soviética

Los líderes rusos están acostumbrados a usar días muy festivos para tomar decisiones trascendentales. Mijail Gorbachov dimitió como presidente de la URSS el 25 de diciembre de 1991 y con el acto -al día siguiente- se disolvió el imperio de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Los gobernantes de los 15 estados independientes se negaron a aceptar los órganos del poder central. Gorbachov apareció en la televisión diciendo que dejaba el cargo por ´razones de principio´. De inmediato entregó el poder a Boris Yeltsin, quien entonces ya era el presidente de Rusia. El 91 fue un año difícil para los soviéticos, habían participado en un referéndum en marzo para mantener las repúblicas unidas, pero en agosto, se frustró un golpe de estado que trataba de restaurar los poderes del grupo comunista. Yeltsin recibió de Gorbachov el poder y el control sobre las armas nucleares.

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Compartir por Mail