Eran en mayoría negros, pero vivían segregados. Eso llegó a su fin

Más del 75 por ciento de la población es de raza negra en Sudáfrica, sin embargo hace algunos años vivían subyugados por una minoría blanca que les negaba sus derechos más elementales. Todo acabó el 17 de julio de 1991 cuando el parlamento sudafricano derogó la ley del apartheid dejando de lado la clasificación de sus ciudadanos de acuerdo al color de su piel. Se acabó así con un sistema de segregación racial que venía operando en el país africano desde 1948. A su llegada al poder el Partido Nacional que representaba al 21 por ciento de la población blanca comenzó a dictar normas que obligaban a muchas restricciones a la población de raza negra. Un año antes, el gobierno de Frederik De Klerk anunció la liberación de Nelson Mandela. Mandela era el líder de la paz y la justicia, quien al salir de su país con rumbo a Gran Bretaña fue acusado de rebelión y abandono ilegal en el país. Por esa razón fue condenado a cadena perpetua. El líder antisegregacionista pasó 27 años de su vida en prisión. Mandela fue electo luego presidente de Sudáfrica.

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Compartir por Mail