Conociendo una Estación Espacial

Una estación espacial es una construcción artificial diseñada para hacer actividades en el espacio exterior, con diversos fines. Se distingue de otra nave espacial tripulada por su carencia de un sistema de propulsión principal (en lugar de eso, otros vehículos son utilizados como transporte desde y hacia la estación), y de medios de aterrizaje. Por su diseño, las estaciones espaciales están destinadas a orbitar la Tierra (en órbita terrestre baja), o el cuerpo celeste donde hayan sido puestas en órbita.

El módulo central de la estación espacial rusa MIR (en ruso Мир significa paz o mundo) se puso en órbita el 20 de febrero de 1986 con la ayuda de un cohete Protón-K.

La estación MIR con el tiempo se convertiría en la primera estación internacional de la historia. Antes de ella el hombre había vivido por mucho tiempo en el espacio.

Fue la primera estación espacial de investigación, en estar habitada de forma permanente. Estaba prevista para que estuviera funcionando durante solo 5 años, pero lo hizo durante 13 años. La Mir excedió todas las expectativas y se convirtió en el primer paso hacia la estación espacial internacional (ISS).A través de numerosas colaboraciones internacionales, fue accesible a cosmonautas y astronautas.

La Mir fue ensamblada en órbita al conectar de forma sucesiva distintos módulos, cada uno lanzado de forma separada desde el 19 de febrero de 1986 hasta el año 1996. Estaba situada en una órbita entre los 300 y 400 kms de la superficie terrestre, orbitando completamente la Tierra en menos de dos horas. Sirvió como laboratorio de pruebas para numerosos experimentos científicos y observaciones astronómicas, estableciendo récords de permanencia de seres humanos en el espacio. Tras un incendio en febrero de 1997, la estación empezó a quedarse vieja y obsoleta, con la consecuente cadena de fallos que prosiguió hasta su desorbitación y desintegración en la atmósfera. Fue destruida de forma controlada el 23 de marzo de 2001, precipitándose sobre el océano Pacífico.

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Compartir por Mail