Acabó con una dictador, pero gobernó casi 50 años

Los cubanos celebraron el nuevo año sin la figura del dictador Fulgencio Batista quien abandonó La Habana justo el primer día de aquel 1959 y dejó expedito el avance de las tropas de Fidel Castro, quien en febrero de dicho año se convirtió en el primer ministro de Cuba. Pese a negarlo al principio, Castro se declara comunista más adelante y se convierte en el secretario general de dicha agrupación política. Luego gobernó la isla con mano dura por más de 50 años.

Batista huyó a República Dominicana con varios millones de dólares y terminó en España donde murió en 1973. Se había convertido en un dictador corrupto. Bajo su mandato todos conocían a La Habana como ´´Las Vegas Latinas´´. Durante su gobierno, había establecido relaciones con el crimen organizado y permitió que el mafioso Lucky Luciano se instalara en la isla para controlar desde ahí sus oscuros negocios en Estados Unidos. En ese contexto apareció Castro, quien fue ganando la estima de sus compatriotas hasta tomar el poder. Fidel gobernó la isla con mano dura y debió pasar una serie de situaciones que casi desencadenan en una gran guerra. Al caer enfermo dejó el poder y la presidencia en manos de su hermano Raúl.

Fidel Castro vence a Batista

Compartir en Facebook

Compartir en Twitter

Compartir por Mail